NewDetail

AICEP
Agência para o Investimento e Comércio Externo de Portugal

CABEÇALHO

En el primer trimestre de 2022 el PIB de Cuba creció un 10.9% con respecto a igual periodo de 2021, cuando el país estaba prácticamente paralizado, informó el ministro de Economía y Planificación, Alejandro Gil Fernández, ante la Asamblea Nacional del Poder Popular, reunida en el Palacio de Convenciones de La Habana.

“Es una tasa grande, pero va contra un primer trimestre de 2021 en el que estábamos prácticamente paralizados. En 2021 habíamos decrecido un 12.7”, aclaró el ministro y ratificó la meta de alcanzar un 4% al finalizar el actual año.

Para explicar este resultado, Gil Fernández expuso las cifras oficiales al cierre de 2021. La economía inició una recuperación gradual de sus niveles de actividad tras dos años consecutivos de contracción. El PIB creció, a precios constantes, un 1.3% con respecto al año anterior, que reportó un producto interno bruto muy inferior al del 2018.    

 

En 2017, la economía cerró con un crecimiento del 1.8%, mientras que en el 2018 creció un 2.2%, el resultado “más alto que ha tenido el país”, dijo el ministro. 

 

Recordó que “en el primer trimestre del 2019 veníamos creciendo, pero a partir del segundo semestre, con el recrudecimiento del bloqueo, la economía terminó con un decrecimiento del 0.2%. Luego vino la gran caída del 2020, de un 10.9%, provocada por el bloqueo y la pandemia”. 

 

Calculó que el país tiene una brecha sobre el 10% para llegar a las cifras de 2018. No obstante, el comportamiento en 2021 es un paso a favor de una gradual recuperación. 

 

Las actividades con mayores números positivos son la salud pública y la asistencia social, las comunicaciones, hoteles y restaurantes (a partir de la apertura de fronteras) y la actividad de construcción.

 

En contraste, decrecieron las actividades productivas y de comercio, incluidas la industria manufacturera, el comercio y el suministro de electricidad, gas y agua.

 

“En 2021 la recuperación fue lenta, porque estábamos bajo los efectos de la pandemia. En el 2022 empezamos una recuperación. La meta es recuperar los niveles de actividad con respecto al 2019. Si comparamos, aún estamos alrededor del 7% por debajo de lo que avanzamos en 2019”, explicó el ministro.

 

Reiteró que la recuperación es lenta, porque “tenemos bloqueo, estamos saliendo de la covid-19, con inflación en el mundo y en un entorno económico mundial complejo”.

 

En este primer trimestre del año, las actividades que más crecen son educación, transporte y las exportaciones de bienes, que se incrementan en más de 300 millones de dólares, fundamentalmente en el níquel, por sus altos precios en el mercado mundial; el azúcar (aunque muy por debajo de la producción planificada), la miel, el tabaco, el ron, los productos biofarmacéuticos y los servicios de telecomunicaciones.

 

Con respecto al turismo, Gil Fernández puntualizó que al cierre del semestre han arribado al país más de 680 000 viajeros y que se mantiene la meta de recibir 2.5 millones de visitantes en 2022.

 

“Es un factor clave en la recuperación de este año. No tenemos una fuente sustituta de esos ingresos”, sostuvo.

 

Los ingresos en divisas en el primer semestre ascienden a más de 2 500 millones de dólares. “Una señal de recuperación. Estamos ingresando más que en 2021, cuando casi no se ingresó nada, pues el turismo estaba paralizado, a lo que se añadió el impacto del bloqueo”. 

 

Si bien este resultado supera incluso al del primer trimestre de 2020, es inferior en 1 500 millones de dólares al de 2019.

“Tenemos contracción de los ingresos en divisas aun cuando nos vamos recuperando. Nuestra meta está en llegar lo más rápido posible a los niveles de 2019”, dijo el ministro de Economía y Planificación.

 

Pero –advirtió–, “no depende solo de nosotros. También depende del comportamiento en el mundo y el contexto internacional. Asimismo, de acciones que tenemos que emprender”. 

 

Informó que la importación de alimentos y combustible reporta un sobregasto de al menos 50%. 

 

“Tenemos déficit de recursos para mantener la estabilidad de la economía. Perdidos 3 000 millones de dólares de ingreso en 18 meses. Hay que agilizar el paso para recuperarnos”, afirmó.

 

En las producciones agropecuarias se observa una ligera recuperación, aunque “muy por debajo de la demanda”, y persiste una compleja situación con la energía y el combustible, “lo que está ralentizando la recuperación de la economía”.

 

“Tenemos más consumo de diésel para la generación de lo previsto en el plan, debido al déficit que tenemos en la generación térmica.

 

“El diésel está prácticamente impagable a los precios actuales. Además, su nivel de reaprovisionamiento no nos da capacidad para distribuir el combustible en tiempo, aun teniéndolo a veces en el país”, explicó.

 

En cuanto a la situación del sistema electroenergético, el ministro reiteró la existencia de problemas de averías y financiamiento y dijo que se han tomado algunas medidas que provocan la ralentización de la economía, lo que también afecta a la población. 

 

La circulación mercantil minorista cumple su plan al 99.2% (75.7% en la venta en pesos cubanos y 24.3% en MLC), aunque muy por debajo de la demanda.

 

“El plan debía ser la demanda si tuviéramos recursos para responder. Pero cuando lo comparamos con 2021, crecimos”, señaló Gil Fernández.

 

“Hay desabastecimiento en todo, en la red de ventas en pesos y también determinado nivel en las ventas en MLC, lo cual tiene que ver también con la logística internacional y los precios de los fletes”, precisó. 

 

Las ventas netas totales del sistema empresarial cumplen su planificación al 108%, “lo que no significa que haya un crecimiento asociado a la eficiencia”, advirtió y dijo que hay 437 empresas con pérdidas que reciben subvención del presupuesto del Estado. 

  • El salario medio del país está en 4 150 pesos. 
  • La productividad está en más de 71 000 pesos, 3% superior. 
  • 386 entidades estatales aplican la flexibilización salarial y su propio sistema, lo cual abarca a casi 500 000 trabajadores.
  • Más de 4 000 nuevos actores económicos aprobados, de ellos casi 4 000 son mipymes privadas y 51 estatales. Se han generado alrededor de 70 000 nuevos puestos de trabajo. 

“Hay distorsiones que tenemos que corregir y rápido. No hemos logrado una inserción efectiva de los actores económicos con la empresa estatal, donde también existen distorsiones”, reconoció.

 

Dijo que también hay distorsiones de precios. “No hemos establecido precios de manera masiva para el sector estatal. Hay que ver las razones de por qué se están vendiendo productos tres y cuatro veces por encima de su costo. Tenemos todo el derecho de no permitir los precios abusivos”. 

 

El ministro pidió buscar la manera de controlar esto en los territorios, con mayor control popular y solidaridad. 

 

Gil Fernández dijo que se están observando desviaciones sobre el diseño del modelo “que tenemos que corregir oportunamente”.

 

Recordó que el 20 de septiembre concluirá el traspaso a mipyme o cooperativa de negocios gestionados por cuentapropistas con más de tres empleados. 

 

En cuanto a la salud pública, se incrementan las actividades quirúrgicas, pero los medicamentos presentan una situación compleja. 

 

En el caso de la seguridad social:

  • Se protegen más de un millón de personas, aunque la pensión media es insuficiente. 
  • Se asume por el Estado el pago de hogar de ancianos. 
  • Se han entregado recursos a más de 42 000 familias en situación de vulnerabilidad para ayudar a las personas a salir de esa situación.

Partilhar